Las Recaídas

En todo el proceso tendrás altas y bajas, algunas recaídas pero lo importante es seguir tu objetivo, por este motivo necesitamos entender dos cosas muy importantes:

1.- La mentalización para tener muy claro que el cigarro no le aporta absolutamente nada a nuestra vida y que vamos a dejar de fumar (objetivo).

2.- Las recaídas son parte del proceso pero es sumamente importante considerarlas como tal y que no sean motivo de abandonar nuestro progreso.

¿Cómo podemos aprender de las recaídas?

Si tenemos muy claro el objetivo de dejar de fumar, las recaídas pueden ser un momento único en el que podemos darnos cuenta que situaciones detonan esa “necesidad” de fumar. Muchas de las recaídas se dan en momentos de tristeza, de soledad o simplemente un momento de mucho estrés, por lo que te recomendamos tener a la mano una App o un blog en el cual puedas anotar el momento por el que pasabas y que te llevo a recaer.

En todo el proceso de dejar de fumar difícilmente tendrás recaídas en momentos alegres o en situaciones en que recibas buenas noticias, sin embargo, es importante que tomes en cuenta que antes fumabas en momentos buenos y malos, por lo que trata de aprovechar esa motivación del momento para alejarte lo más posible del cigarro.

¿Qué hacer después de una recaída?

Las siguientes 24 horas de una recaída son fundamentales para retomar tu camino y seguir en búsqueda de tu objetivo final, por ello trata de pensar solo en el día que tienes por delante. Las acciones que tomes en ese día te ayudaran a continuar en el proceso de dejar de fumar, por ello puedes hacer lo siguiente:

  • Da una larga caminata.
  • Rodéate de personas no fumadoras.
  • Leer al respecto te puede ayudar.

El deporte es una de las herramientas que más te puede ayudar para lograr el objetivo de DEJAR DE FUMAR.

    Compartir es apoyar